más allá de la hipoteca de tipo variable: ‘puente’, inversa, mixta, fija o multidivisa

en españa, la hipoteca a tipo variable (con un interés personalizado) es la “reina” indiscutible con cerca del 85% del total de los préstamos adjudicados. pero hay otras opciones que a veces no se valoran por desconocimiento o simplemente porque no se tienen en cuenta sus beneficios. las hipotecas multidivisa, la ‘puente’ o la mixta son otras opciones que pueden ser más interesantes para perfiles más conservadores o agresivos, para jubilados o para los que necesiten entrar rápido en la vivienda, tal y como analiza juan villén, responsable de idealista hipotecas

en el mercado de las hipotecas podemos encontrar las “clásicas” de tipo variable y otras opciones como éstas:

– hipoteca a tipo fijo: son las que ofrecen un interés fijo durante toda la vida del préstamo con lo que “la cuota a pagar es siempre la misma, sin sobresaltos”, comenta villén. se trata de una hipoteca muy utilizada en otros países como alemania, francia o inglaterra y que “siempre hemos recomendado desde idealista hipotecas por la tranquilidad que da a los clientes”, que no dependen de los devenires del mercado en forma de posibles incrementos exponenciales de los tipos de interés, más teniendo en cuenta la larga vida de una hipoteca

no obstante, sus principales desventajas son que el plazo máximo normalmente es más bajo (no las dan a 30 años sino a 20-15 años). “al tener menos plazo la cuota mensual es mayor y el tipo de interés es más alto que el que se maneja actualmente en las entidades financieras para hipotecas a tipo variable”, detalla villén

actualmente la más competitiva de tipo fijo es la de kutxabank, ligeramente por debajo del 4%, mientras que el resto aumentan a diferenciales del 5% ó 6%. “con el euribor a un año en mínimos históricos (0,49%)  y los diferenciales de los bancos por debajo del 2% hacen que las hipotecas a tipo variable estén al 2,5% aproximadamente, pero hay que hacer ejercicio de análisis a medio plazo y pensar si más tarde vamos a poder pagarla en el caso de que el escenario cambie a peor”.

en este sentido, a pesar de que la cuota a tipo fijo eche para atrás a mucha gente de primeras, para el experto “es muy recomendable”, sobre todo para las hipotecas que sean a modo de inversión para una segunda vivienda, “ya que con lo que saques de alquiler puedes pagar la hipoteca asegurando una rentabilidad”

– hipoteca mixta: es la hipoteca que durante un periodo de tiempo es fija y luego se convierte en variable. lo normal es que sea fija en un tiempo de 2 a 5 años, pero puede llegar incluso a 10 años. “da tranquilidad inicial, pero no es muy interesante en plazos cortos en estos momentos teniendo en cuenta las condiciones actuales”, aconseja villén.

con un euribor tan bajo, todo hace pensar que los tipos se mantendrán así durante unos años pero luego subirán, con lo que no sabemos que nos deparará en el futuro. en estas condiciones no aprovecha la actual situación ventajosa del mercado

– hipoteca multidivisa: se trata de una hipoteca vinculada a otras economías. según villén, “tuvo su furor sobre todo en divisas como francos suizos y yenes japoneses”, para aprovechar los bajos tipos de estas economías. se trata de una operación “con un riesgo muy grande ya que depende del tipo de cambio, algo que ahora (sobre todo debido al incremento del yen por las medidas de flexibilización del emisor local) está provocando verdaderos dramas”. con los tipos tan bajos en europa en estos momentos esta opción no tiene sentido, detalla

– hipoteca puente: esta hipoteca consiste en un sólo préstamo que se divide entre  las dos garantías, la vivienda actual y la que quieres comprar (más los gastos), repartiendo el importe del préstamo entre las dos garantías. una opción “que es interesante para el que no quiera o no pueda esperar y necesite acceder a la vivienda que ha comprado, aunque hay que tener cuidado ya que  implica la necesidad de vender la vivienda en la que se vive en un plazo determinado”, comenta el responsable de idealista hipotecas. en este sentido, si no se logra vender, “la jugada te puede salir muy mal” con lo que se recomienda, siempre que se pueda, esperar a vender tu vivienda actual y luego hacerte con la otra

– hipoteca inversa: consiste en hipotecar tu casa mientras estás viviendo en ella, algo que tiene mucho sentido para las personas ancianas que necesitan dinero extra para su jubilación pero no quieren marcharse de su casa. “en los países anglosajones funciona muy bien aunque en  españa no tanto por la desconfianza de la gente, que piensa que te pueden llegar a echar de casa”, apunta villén. además, los bancos también muestran reticencias, sobre todo por el riesgo ético que implica tener posibles problemas con ancianos. “en nuestra opinión es una opción que los bancos no ofrecen pero que debería volver al mercado ya que bien asesorada es muy interesante para las personas que necesiten ingresos adicionales”

en idealista.com/hipotecas te conseguimos la mejor hipoteca, desde euribor +1,50%. servicio gratuito y sin compromiso

Advertisements