una canción de 2005 del grupo astrud aseguraba que “hay un hombre en españa que lo hace todo”. lo cierto es que esta divertida crítica del ‘yo me lo guiso, yo me lo como’ que tanto nos gusta a los españoles no andaba demasiado desencaminada, al menos en lo que al mercado inmobiliario se refiere: los propietarios españoles prefieren ser ellos mismos quienes vendan su vivienda en lugar de confiar en profesionales

el principal motivo para evitar contar con profesionales es económico, cuesta dinero. muchos particulares piensan que es caro, inútil e incluso que están perdiendo un 3% o más vía comisiones de agencia.

sin embargo, la realidad es que confiar en un profesional puede facilitar mucho las cosas a los propietarios que no tengan tiempo para atender a las innumerables visitas que serán necesarias, captar posibles compradores o investigar si el precio al que desean poner a la venta el inmueble es un ‘precio de mercado’

pero, ¿cómo escojo una agencia? como en cualquier sector, hay profesionales de distinto nivel. hoy, tras la criba que supuso el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, es más fácil dar con una agencia seria, eficaz y solvente. normalmente, suele ser mejor trabajar con exclusiva. esto nos garantiza que la inmobiliaria trabajará a fondo para vender mi piso

las comisiones que cobran las agencias van desde un 2% cuando es solo intermediación hasta un 5% en el caso de que se firme exclusividad. son muchas las inmobiliarias que inicialmente los colocan entre el 2% y el 4% pero advierten que son negociables. no hay que olvidar que al tratarse de unos servicios profesionales, estas comisiones están sujetas a un iva del 21% y a un igic del 7% en canarias.

además del asesoramiento en precio y las visitas, esta comisión incluye todas las tareas jurídicas que supone una compraventa, ya sea obtener las notas simples del registro de la propiedad, la redacción de los contratos de arras o señal y la gestión de la certificación energética, lo que facilita notablemente el proceso a los particulares

Advertisements