José Manuel Bermúdez se mostraba anoche feliz y satisfecho, repitiendo una y otra vez que CC es la primera fuerza de Santa Cruz. Hace cuatro años el PP ocupaba ese lugar. Ahora, igual que entonces, sus nueve concejales no le permiten gobernar en solitario, lo que le obligará a tejer un nuevo pacto. Las matemáticas dicen que los nueve de CC junto a los seis del PP dan suficiente holgura para gobernar, sin embargo, la poca afinidad entre ambos líderes, Bermúdez y Tavío, hace que esta simple aritmética se complique. Si esta no es la opción, el actual alcalde se verá obligado a recurrir a un tripartito y aquí las opciones se multiplican.

Reeditar el pacto con el PSOE supone añadir un tercer invitado que podría pasar por IUC, que con su único concejal conseguiría completar los 14 ediles necesarios para gobernar. Un pacto en el que se incluya Sí se puede (4) o Ciudadanos (3) parece algo más difícil de conseguir.

Bermúdez aseguraba anoche, tras confirmarse que su formación repetía concejales, que “vamos a seguir haciendo política como lo hemos hecho hasta ahora, con respeto”. El alcalde capitalino aseguró que “tenderemos la mano a todos y dialogaremos con todos”. Desde el PP, Cristina Tavío no ocultó su decepción por unos resultados que no eran los esperados. Aún así, mostró su disposición al diálogo, siendo consciente de que el Partido Popular es la segunda fuerza del municipio. “Santa Cruz necesita más diálogo que nunca”, aseguró la candidata en su comparecencia ante los medios.

Desde el PSOE, José Ángel Martín tampoco ocultó su decepción por unos resultados de los que, en opinión del actual primer teniente de alcalde, la fragmentación del voto de izquierda ha sido la principal culpable del resultado obtenido. En cuanto a la posibilidad de pactos, Martín no quiso aventurarse escudándose en que una plaza como Santa Cruz, depende de lo que pase por encima y de los llamados pactos en cascada.

Sí se puede con los mejores resultados de los partidos de izquierda, se convierte en un partido que se consolida en la capital. “Es un salto muy importante y creo que la clave ha estado en el trabajo que hemos hecho estos cuatro años, tanto a nivel institucional como en el contacto con los vecinos”.

En cuanto a Ciudadanos, el único de los llamados partidos emergentes que ha conseguido representación en el Ayuntamiento, con Roberto Elices al frente, ha logrado entrar en la institución a diferencia de lo que ha ocurrido a nivel regional donde no logró representación parlamentaria. Junto a ellos, Izquierda Unida Canaria-Los Verdes que vuelve al Ayuntamiento de Santa Cruz, en el que no estaba presente desde 1995. Ramón Trujillo, su líder, se mostraba feliz de, “con los pocos medios que teníamos” conseguir estar en el Consistorio pero, sobre todo, “entramos cuando el voto de izquierdas está tan dividido en el que Podemos nos ha hecho daño”, concluyó Trujillo.