Vivienda de altos vuelos: la sorprendente historia del ermitaño que lleva 15 años viviendo en un avión en medio del bosque

¿Por qué no evitar que los aviones que cumplen con su ciclo de vida acaben pudriéndose amontonados en un cementerio de aeronaves dándoles una segunda vida como viviendas? Esa es la pregunta que se hizo hace 15 años bruce campbell, un ingeniero estadounidense que en 1999 comenzó una cruzada personal para reciclar los gigantes del aire para convertirlos en hogares de altos vuelos

Él mismo fue el primero en predicar con el ejemplo y vive seis meses al año en un boeing 727 en medio de un bosque de oregón (eeuu). Con160.000 euros e incontables horas de trabajo, campbell reconstruyó el avión acomodándolo con un sofá-cama, una ducha improvisada, lavadora y una pequeña cocina en la que calentar comida enlatada

“mi objetivo es cambiar el comportamiento de la humanidad con mi especialidad”, ha explicado a la agencia de noticias reuters. Campbell es uno de los integrantes más mediáticos de un pequeño grupo de personas que ha transformado aeronaves comerciales en viviendasy que se extienden desde estados unidos a holanda, pasando por costa rica

De hecho, cada año se desmontan entre 1.200 y 1.800 aviones. Además, a lo lardo de las próximas dos décadas, entre 500 y 600 aeronaves se retirarán del servicio anualmente, con lo que esta peculiar manera de reciclaje puede vivir un importante boom

Advertisements