El Gobierno aprobó el pasado viernes la rebaja del Impuesto sobre la Renta anunciada a principios de este mes y que estaba prevista para el próximo mes de enero. Lo que hará Hacienda es establecer un tipo medio en este ejercicio que se terminará de aplicar en 2016. La medida, que beneficiará a 20 millones de contribuyentes, empezará a notarse en la nómina de este mes y no afecta a las retenciones autonómicas.

La rebaja del IRPF ya es una realidad. El viernes el Consejo de Ministros dio luz verde a la medida que anunció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a principios de mes y los efectos de la misma en las nóminas de los contribuyentes empezarán a notarse desde este mes.

Como explicaron la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la medida beneficiará a 20 millones de trabajadores, sobre todo a las rentas medias y bajas, aunque alertaron de que, dada la celeridad de la aprobación de la medida, es muy posible que muchas empresas no tengan tiempo para aplicar la rebaja en julio y la retrasen hasta el mes de agosto.

De cualquier manera, este verano los contribuyentes tendrán más dinero disponible. Lo que ha hecho Hacienda es crear un tipo intermedio para este ejercicio que está a medio camino entre el que se aplicó a principios de año y el que entraría en vigor en 2016 y que se traduce en lo siguiente:

rebaja_irpf

¿Y a qué equivale la medida en dinero? Por ejemplo, para un asalariado sin hijos que gane 15.500 euros brutos al año (es el sueldo más habitual en España según el Instituto Nacional de Estadísticas), la rebaja se traduce en unos 36 euros, mientras que para otro cuya renta sea de 400.000 euros, el impacto será de unos 150 euros.

Por otro lado, el Gobierno no aplicará ningún tipo de retención a las rentas inferiores a 12.000 euros anuales.

Las rebajas llegan al ahorro y a los autónomos

Durante la presentación de la medida, Montoro quiso dejar claro que la rebaja no afecta al tramo que aplican las comunidades autónomas, sino que se centra en el estatal.

También adelantó que la nueva tarifa intermedia se aplica con carácter inmediato al ahorro, a los rendimientos del capital mobiliario e inmobiliario y a las ganancias patrimoniales. La rebaja del IRPF también beneficia a los autónomos, cuya retención se reduce desde el 19% hasta el 15%. Según los cálculos de la Agencia Tributaria, unos 800.000 autónomos podrán verán incrementada su liquidez en lo que queda de año en unos 263 euros.

nuevas_tarifas_todo_irpf

Menos impuestos que en 2011

Otro de los mensajes que ha querido trasladar el Gobierno es que los contribuyentes con rentas inferiores a 50.000 euros van a tener una tributación más reducida que la que soportaban en 2011.

Así pues, y cuando en enero se apliquen los tipos definitivos, las rentas inferiores a 12.000 euros anuales quedarán exentas de tributar IRPF, mientras que aquellos que ganen 15.000 euros verán reducida su presión fiscal en la renta en más de un 20% respecto a dicho ejercicio. A partir ahí, cuando mayor es la renta menor es la reducción respecto a 2011. De hecho, las rentas superiores a 50.000 euros notarán un ligero incremento.

escrito por: @idealista

Advertisements