La bajada del coste de la factura de la luz anunciado por el Gobierno en el pasado Consejo de Ministros será efectivo solo hasta finales de año. Elahorro medio anunciado del 2,2% en los hogares, alrededor de 1,5 euros al mes hasta diciembre, queda condenado a que la propia ley prevé un incremento de los peajes para primeros de 2016.

El Consejo de Ministros aprobó por Real Decreto Ley una disminución de los costes de las actividades reguladas de sistema eléctrico entorno a un 4%. Esto se traduce en una disminución media de la factura para los consumidores del 2,2%, que supone un ahorro cercano a 1,5 euros al mes de aquí a diciembre, según fuentes del sector. Una medida que asociaciones de consumidores y usuarios han tachado de electoralista por solo aplicarse hasta final de año, sin continuidad en el tiempo para beneficio de los usuarios.

La actuación del Gobierno se realiza sobre la parte fija de la factura de la luz, la que contiene los peajes con los que se mantiene el sistema eléctrico. El peso de estos costes fijos supone alrededor del 38% del total del recibo de luz, frente a un 37% del peso del consumo de energía y el 25% correspondiente al pago de los impuestos.

“Esta reducción ha sido posible gracias a los efectos de las distintas medidas contenidas en la reforma energética que han permitido pasar entre otras cosas, de un déficit en el sistema eléctrico, a tener un superávit en el año 2015”, según el ministro de Industria, José Manuel Soria.

El déficit de tarifa es la deuda que ha ido generando el sistema eléctrico durante los últimos años, una vez que los últimos Gobiernos decidieran congelar los precios de la factura de la luz frente al coste real que supone generar la energía eléctrica. Desde 2001, se ha generado un déficit de las actividades reguladas cercano a los 22.000 millones de euros y que para este ejercicio se prevé amortizar unos 2.927 millones de euros, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Las contradicciones del Gobierno

Según las previsiones del Ejecutivo, ese déficit se convertirá en superávit para el ejercicio 2015, y lo ha decidido traducir en reducir la carga sobre la factura de la luz de aquí a final de año. “Se trata de que con cargo a ese superávit pueda haber una progresiva reducción en los costes de determinadas actividades reguladas del sistema eléctrico y esa disminución de costes pueda traducirse directamente en una disminución del precio para el consumidor”, concretó Soria en un comunicado tras el Consejo de Ministros.

Sin embargo, el propio Gobierno se contradice con la Ley del Sector Eléctrico. Según la normativa, cualquier superávit que se genere irá directamente destinado a rebajar la deuda acumulada. El ministro Soria lo confirmó el pasado mes de junio. “Cuando haya un superávit en el sistema no puede ir encaminado a disminuir la tarifa mientras en el sistema siga existiendo un déficit acumulado desde 2001 hasta la actualidad, como hay en estos momentos” destacó en su momento. “Sea cual sea esa cuantía, irá destinada a disminuir el importe total del déficit acumulado en este sistema”, concretó.

Advertisements